En tu ausencia

En tu ausencia... nada. La noche me parece vacía, mi única compañera es —nuevamente— la soledad. He caminado por las calles de regreso a casa, pensando en ti, en que no he recibido tus noticias durante el día.

¿Debo preocuparme? No lo creo, tú nunca has faltado, siempre has cumplido. Cuando es de día, logras que una luna llena me inspire; y cuando es de noche, mágicamente me muestras un arco iris que me sonríe.

¿Por qué desconfiar? ¿Por qué dudar? Si hemos reído y nos hemos conocido, si entre ambos hemos abierto los baúles de nuestros secretos, aquellos donde escondemos sentimientos muy profundos, los que no queremos que alguien vea, porque son vergonzosos, porque son sagrados o simplemente forman parte de un secreto que reservamos, para mostrárselos a quien comparte una misma nota emocional.

Me estoy encariñando a tu presencia, a tus palabras, a la forma en que me tratas. Siento que nos une un delgado hilo, un cordón que nos mantiene cerca, aún cuando estamos lejos. Si ya hasta tu dicha es la mía; y mis días, los quiero compartir contigo. Si algo bueno me ocurre, quiero decírtelo; si algo malo me sucede, busco consuelo en tus palabras.

Pero, y si... ¿Y si este repentino distanciamiento, es el final de una era o el principio de una agonía que mi corazón deberá aguantar una vez más? Sólo sería el final perfecto, para un año que empezó mal.

¿Qué esperanzas puedo tener cuando, quien con paciencia y dulzura me trató, se ha marchado sin explicación? Mañana voy a saberlo porque, un día más sin saber de ti, significa que todo, sólo en mi mente existió, que mi mundo, como lo estaba soñando, se ha terminado, que debo despertar, que no hay una mujer en Lima, que no hay una oportunidad.

Y, por ahora, dormiré sin temor, pero esperando lo peor; queriendo que al despertar, ahí esté tu mensaje, pero si no lo veo, siempre quedará la hora del almuerzo y una oportunidad hasta la noche, para despertar a un corazón que dejó de bostezar, con tu sencillez, con tu carácter que me impresiona, me envuelve y me arropa como a un niño que todavía no sabe caminar.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Diotima - ¿Qué es el amor?

Rijchary - Inti y Sisa - Letra / Lyric

Microsoft Office 2007 Portable