febrero 09, 2013

Arequipa la horrible - Parte I

La verdad no peca, pero incomoda. Estaba reservando este artículo para entregarlo con más fotos y mejor realización, pero luego de los sucesos acontecidos en las últimas horas, lo mejor es adelantarles el estado al que se ha llegado en la ciudad arequipeña, segunda ciudad del Perú.

Los medios de comunicación y público en general están informando y comentando sobre el desastre provocado por las lluvias en Arequipa, aunque la realidad es que este desastre no es consecuencia de la madre naturaleza, sinó de la inutilidad de las autoridades locales y regionales.

Fuente: Odisea Virtual
Esta ciudad recibe altas dosis de lluvias en los primeros meses del año, pero no al nivel de Cusco; sin embargo, se siguen (en tiempo "muy" presente) contruyendo avenidas y calles sin incluir un sistema de alcantarillas, drenajes o canaletas para el agua pluvial.

Cuando hay lluvia en Arequipa, hasta las nuevas construcciones se inundan, parece que no tuvieron el más mínimo sentido de previsión, como pueden apreciarlo en las fotos. La de la izquierda la tomé debajo del estacionamiento de un centro comercial y la inferior es del interior del mismo centro comercial, que fué construido hace 2 años.

Fuente: Perú.com
Es más triste conversar con los ciudadanos y comprobar que estos piensan que sus avenidas agrietadas y llenas de huecos los 365 días del año, son consecuencias de las lluvias. Es más, en la mismísima entrada a la ciudad, hay varios metros que no tienen asfalto, ni afirmado. Como dije en la primera línea, quedan pendientes mis fotos, las que publicaré en unos días, cuando regrese a la ciudad en cuestión.

En la temporada de lluvias del 2012, el río Chili se llevó algunos metros de la Av. La Marina, no fué gran cosa, pero -léalo con tranquilidad- hasta este momento, no han concluido las reparaciones. Así como este caso, hay muchos en la ciudad.

Fuente: RPP
Con decirles que los [innumerables] huecos se resanan con tierra o ladrillos de arcilla, otras veces con adoquines de cemento, otras con piedras de canto, pero nunca con asfalto.

El transporte público es ineficiente, no se respeta ningún paradero, a ningún peatón, a ninguna Ley, etc., es un caos completo.

La contaminación también es grave. Que los ciudadanos ensucien su propia ciudad, no sorprende en Perú, pero que no se controle a los buses, autos, camionetas y demás vehículos que contaminan el medio ambiente, si es represivo porque existe una Ley de control ambiental.

Fuente: Brújula.pe
Se critica tanto a la minería por la contaminación que genera, pero nunca se han detenido a mirar los volúmenes de  humo que esparcen las pollerías o la cantidad de basura que los pobladores arrojan a las torrenteras y calles en general.

Los invito a observar la ciudad entre las 6 y 8 de la mañana, para divisar en el horizonte una capa gris que se extiende sobre el valle. Y si no alcanzaron la función mañanera, hay una repetición entre las 5 y 6 de la tarde, mirando desde Río Seco a la ciudad, apreciarán toda esta cubierta por la misma oscura nube. ¿Película apocalíptica futurista? No, es una basada en un hecho real.

El diario arequipeño El Pueblo, en un artículo publicado en noviembre 21 de quién sabe qué año (porque el diario no lo indica), se menciona que Arequipa es la ciudad más contaminada del Perú. (Ver aquí)

Reforzando este punto, RPP, publicó en agosto 24 del 2012, que Arequipa es la segunda ciudad más contaminada del Perú. De este artículo extraigo lo siguiente: Parque automotor es la principal causa de contaminación de la ciudad, sumándose a esta el vertimiento de aguas residuales a los principales afluentes.

Para los interesados, he notado que las calles más contaminadas de la ciudad son Cruz Verde/Villalba y Grau/Ayacucho, en pleno centro.

Todavía queda mucho por develar de la ciudad arequipeña, no vayan a pensar que en un artículo se puede reflejar tanta decadencia social, tengo mucha comidilla por escribir. Porque siempre se muestra a Arequipa con un Misti lleno de nieve, las casas coloniales y toda esa historia que atrae a los turistas; pero para mi, que vivo varios meses del año en esta ciudad, no me queda más que decir, parafraseando a Salazar Bondy, Arequipa la horrible...