mayo 02, 2012

Obras de Odría en Tacna

Leyendo la Edición Sur N° 9 (agosto 2011) de la revista Muchapinta, encontré un interesante artículo histórico sobre el pasado de Tacna. El artículo se titula "Tacna en una Medalla", donde se rescata del olvido a las medallas acuñadas para promocionar las obras realizadas en el Gobierno de Manuel A. Odría por la ciudad de Tacna.

Dada la ignorancia del actual poblador tacneño y ese afán por elegir autoridades incompetentes, es que les copio algunos párrafos del mencionado artículo, para que nos sirva de orientación en las próximas elecciones:
(..) Entonces se celebraban las bodas de plata (1954) de la reincorporación de esta provincia al Perú. En compensación, Odría, inaguró durante cinco días continuos obras que costaron cerca de 240 millones de Soles de la época. Salvo la aristocrática Lima, en el oncenio de Augusto B. Leguía, ninguna otra urbe peruana conoció tamaña inversión en obras públicas.

"Tacna, en toda circunstancia y oportunidad, tuvo fe en los destinos del Perú y cuando se reincorporó a la Patria, supo esperar para que atendieran sus necesidades, se resolvieran sus problemas, se diera satisfacción a sus justas aspiraciones, sin raclamar privilegio alguno, a pesar de que bien lo merecía en compensación a su largo martirologio.

Ha tocado a mi gobierno la satisfacción de pagar esa deuda de honor y como soldado y gobernante, me siento muy satisfecho de haber cumplido con este deber muy grato para mi, como lo es también para todos los peruanos...", dijo Odría ante una multitud que con el pasar de las horas se multiplicó a más de 20 mil almas.

La generosidad del mandatario por la ciudad se materializó en un moderno hospital, una catedral, dos grandes unidades escolares, un estadio, un aeropuerto, dos conjuntos habitacionales, una estación de radio, (...) pavimentó sus calles, le dió carreteras, el canal Uchusuma, que hasta ahora es vital para la red de agua potable y la agricultura de la ciudad y un complejo fronterizo. (...)

Por cada una de estas obras, el presidente encargó al tallador francés [Pelletier] de la Casa Nacional de la Moneda, esculpir una medalla. (...)

El presidente se preocupaba por entregar obras conclusas. Cuenta la anécdota, que en esos días de fiesta, el General se negó a inaugurar el nuevo cuartel y la Casa de los oficiales del Ejército construidos por la firma Garibaldi, los trabajos no habían sido terminados.

Qué diferencia con el penoso espectáculo de Alan García Pérez en sus últimos días de gobierno. El ego colosal del presidente nos sumió en un festín de falsas inauguraciones. Tacna no fue ajena a su desesperado afán de protagonismo. (...)

No hay comentarios:

Publicar un comentario