septiembre 06, 2014

Hacia el Mundo Multipolar: El Frente Ucraniano

En la lucha por la hegemonía mundial, el conflicto ha llegado a Europa, hasta el norte del Mar Negro, a Ucrania.

No es fácil demostrar las causas sobre el inicio de este conflicto, las pruebas brillan por su ausencia y sólo nos quedan las conjeturas.

Está claro que la UE intentó abarcar a Ucrania mediante la firma de un convenio comercial entre ambas partes. Como no se logró el objetivo, pues Yanukóvich estaba interesado en que Ucrania ingresara a la Unión Aduanera Euroasiática, liderada por Rusia, la UE y EU planearon el derrocamiento del entonces presidente ucraniano (Yanukóvich) elegido democráticamente, pero que fue acusado -por la UE y EU- de corrupto y de liderar una represión popular contra manifestantes pro europeos que terminó con la muerte de algunos civiles.

Efectivamente hubieron muertos por francotiradores, dentro de unas protestas que -parece- fueron preparadas por los europeos y estadounidenses. Luego de que Yanukóvich fue depuesto por un golpe de estado, al gobierno iterino de Yatseniuk, le siguió el de Poroshenko, un pro europeo consumado.

Los occidentales realizaron una gran jugada sobre el tablero ucraniano, habían movido una poderosa torre y detenido a los rusos. Fue cuando Rusia decidió desplegar el plan B, el de contingencia, utilizando sus mejores fichas, de esto no nos deben quedar dudas.

Mientras Yatseniuk y su gobierno iterino acusaban a Rusia, Putin movió sus torres hasta Crimea y se quedó hasta el día de hoy con esta región, mediante un referendum de la población crimea, que en la urnas decidió, con más del 90%, dejar Ucrania y regresar con Rusia, todo esto en menos de un mes. Este movimiento aseguró que Rusia mantuviera su base naval en Sebastopol. Luego deslizó sus alfiles sobre Donetsk y Lugansk, Estados que se declararon como una república independiente de Ucrania.

Lo que se pretendía es que estos estados sean federados, entiendo que así obtendrían mayor autonomía para acercarse a Rusia.

EU y UE no se iban a quedar sin responder, con su influencia en todo occidente, acusaron a Rusia de ser imperialistas y de invadir territorios ucranianos, de ser un país paria y peligroso. Para no enfrentarse militarmente a Rusia, apostaron por la vía económica, intentando asfixiarlo con sanciones económicas.

Pero los rusos parecieron no amedrentarse con las sanciones, pues su respuesta fue rápida y contundente, sus caballos saltaron las fronteras y bloqueos occidentales, logrando firmar un contrato para la venta de gas a China valorizado en más de 300,000 millones de euros, que serán pagados con moneda local, sin utilizar dólares. Devolvió las sanciones a la UE, EU, Canadá, Australia y otros más, dejándoles de comprar alimentos, que totalizan más de 12,000 millones de euros cada año.

En España, los productores de frutas las están regalando en Madrid, en Bélgica hay abundancia de peras, el Gobierno de Austria ha pedido a sus habitantes que consuman más manzanas porque Rusia ya no las comprará. Polonia, Rumania y Holanda ya sufren grandes pérdidas. Hay un pueblo en Grecia que está a punto de desaparecer pues vivía de producir para venderle a los rusos.

EU ya no puede vender carnes a Rusia y será Brasil el que lo haga. También Argentina, Chile, Ecuador, Turquía, China, los mismos productores rusos y otros, suplirán el espacio dejado por los occidentales.

Cuando Poroshenko asumió el gobierno, decidió jugarse el todo por el todo, lanzando una incursión militar contra los pro rusos de Lugansk y Donetsk y cortando cualquier diálogo con ellos. Los pro rusos estaban y están siendo apoyados por los rusos, aunque no ha sido demostrado, pero resulta claro que así es. Poroshenko en combinación de las sanciones, el apoyo verbal de la OTAN y de los medios de comunicación occidentales, iniciaron el ataque, se puede considerar que esta operación es el movimiento de la dama ucraniana en el tablero.

Después de varias semanas, los pro rusos estaban casi por ser derrotados, parecía que Putin iba a ser doblegado. Hasta que Rusia deslizó su dama y en menos de una semana los pro rusos lograron recuperar las zonas perdidas frente al ejército ucraniano, además de abrir un nuevo frente al sur, en Mariúpol.

Finalmente Poroshenko decidió que era el momento de hacer un alto al fuego y conversar con los pro rusos. ¿Jaque mate? Quizá si. Se vienen las conversaciones para definir el futuro de Ucrania. Claro está que no podrá pertenecer a la UE ni a la OTAN por estar seriamente dañada militar y económicamente. Debemos considerar que Rusia está peleando en sus fronteras, no puede darse el lujo de perder.


Aunque esta partida regional puede estar llegando a su fin, quedan pendientes las sanciones, que algunas parecen irreversibles. El daño en las relaciones de la UE con Rusia persistirá por mucho tiempo; en cuanto a las relaciones de EU y Rusia, sólo fueron un dulce sueño, estos paises parecen condenados a enfrentarse.

Pero Rusia no ha salido ilesa en esta partida, económicamente ha sido golpeada y no me cabe duda que pasarán varios periodos antes de que su economía vuelva a crecer. Aunque ha ganado Crimea y contuvo el avance de la OTAN, fue necesario pagar un alto precio. También se ha notado la dependencia de Rusia hacia los productos electrónicos de precisión fabricados en Europa, la alta dependencia de alimentos importados, la dependencia por equipos para perforación petrolera, entre otros.

Siempre me resulta curioso ver como los socios occidentales, que totalizan más de 30 paises, se unen todos para enfrentarse, minimizar y acorralar a un solo país: Rusia. ¿Acaso son tan imposibles de vencer?

Como dijo un economista en Washington y experto en asuntos de política rusa: Nadie ha logrado que Rusia se arrodille o la ha sometido a algún poder externo. Los rusos luchan siempre hasta el último hombre.

La OTAN también ha perdido, pues ha demostrado su debilidad frente a un adversario poderoso pero inferior militar y económicamente, solo que decidido a pelear hasta el final. Europa y EU también han perdido grandes contratos de venta con Rusia. Pero sobre todo, Estados Unidos no ha podido alargar el corto periodo de hegemonía absoluta que le resta, un mundo multipolar es visto en el horizonte.

Pero la guerra no ha terminado, la OTAN y sus socios ahora intentan desestabilizar la región norte de Iraq, precisamente entre Siria, Irán y Rusia, a través de los mercenarios del ISIS o Califato.

Y podrían no estar de acuerdo conmigo con el desarrollo de los acontecimientos en Ucrania, pero en lo que si estarán de acuerdo, es que hay ucranianas hermosas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario