enero 18, 2018

Estrellas en la noche

Tristeza es vivir sin encontrar el motivo para hacerlo, después de haber buscado en vano tantos años la razón de la existencia.

Descubrir solamente la indiferencia de una casualidad, como un lejano cielo que simplemente nos llena los días de calor o nos enfría con sus vientos.

Al final estará el desconsuelo del vacío de una vida falsa que parecía cierta, o el dolor conciente de un camino recorrido inútilmente sabiendo que era nada.

Cuando el canto del búho resuena entre la inmensa oscuridad, desde el rincón de mi vida una lágrima derramo por tu ausencia, por tu inexistencia.

Si hay otra aurora después de la eterna noche, el gallo no cesará en alabar la gloria de la naturaleza, pero en mi corazón la vida se extinguió.

Estoy tan lejos que ya no siento, mi memoria es tan inútil que no recuerdo los versos de mi credo, mi inconciencia es tan inmensa que por eso no quiero.

Y si aflojo algún día las cadenas que sostienen la ominiosa realidad de mi cautiverio, en esa negra noche las estrellas palpitarán como las recuerdo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario