mayo 18, 2017

Sueño Imposible

Anoche, cuando el silencio de la oscuridad me atrapó entre la vigilia y el sueño, tu nombre resaltó por encima de las esperanzas olvidadas de un pasado al que me es imposible volver.

He visto los colores del arco iris sobre un verdoso valle, pero no te encontré en este paisaje hermoso. Caminé entre las entrañas de la tierra, y en la profundidad de los socavones, donde el frío aflige al más valiante, recordé tu ausencia, para sentir el vacío del interior de este planeta, todavía más vacío. Si viajé por el mundo astral, no te vi en esa dimensión, sólo recorrí el mundo que me rodea y otros escenarios apocalípticos, pero tu figura nunca apareció.

Más en mi imaginación, algunas pocas veces logré capturarte y soñé: ¡soñé como un hombre anhela la compañía de aquella que nunca llegó! Así, sí estuvimos juntos, así te vi a mi lado, quizá conversando, quizá abrazados, pero sólo en mi imaginación; porque sólo en esta irrealidad, la vida una oportunidad nos brindó.

Y cuando el ángel de la muerte me sorprenda con su hoz, le pediré un segundo para pronunciar tu nombre, después respiraré profundo y exhalaré toda la pena que guardé adentro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario