noviembre 29, 2016

Sueño de amor

Hoy, la noche refresca, mis sentidos están despejados, en el ambiente que me rodea, el olor a hierba, de hojas verdes y tierra húmeda, se combinan en una sola fragancia, profunda y quizá, algo espesa, pero natural.

Me reconforta la quietud de la vida en este lugar, a esta hora, las personas no tienen apuros, caminan con suavidad y otros conversan con tranquilidad sobre las bancas. Se oye a lo lejos, una música de algún café que rodea la plaza, pero no me incomoda, a nadie lo hace.

Y mientras describo mi entorno, no dejo de pensar en aquella mujer, a la que veo en estos últimos días. No tengo más de una semana en conocerla, pero mi corazón intenta seguirla, aún sabiendo que la distancia, nada entre nosotros va a permitirnos; porque, al final, sólo somos dos realidades, yo un soñador y ella una mujer iluminada por la belleza... un sueño de amor, pues sólo en mis sueños le alcanzaría.

Tengo maniatado a mi corazón, a cada momento le recuerdo que no espere más que una buena conversación. Pero ella es exactamente lo que puedo esperar, mientras yo, soy exactamente lo que una no se molesta en mirar.

No debo ilusionarme, otra decepción no la toleraría. Ella es perfecta y así quiero que siga, aunque en otros brazos, ella, el amor de su vida encuentre, me sentiré feliz mientras esta irrealidad, persista cada día.

Comienzo a vivir en un sueño... y ya no quiero despertar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario