septiembre 17, 2016

Margarita - Crítica

Ayer visité el cine para ver Star Trek, pero como llegué con media hora de retraso, sólo había entrada para ver la película peruana Margarita. Ante esta situación, mi ánimo estaba por los suelos y una especie de capricho infantil se apoderó de mis acciones, pero tuve que contenerme y comprar las entradas para no defraudar a mi acompañante. Poco faltó para hacer un berrinche, porque ya todos sabemos cómo son de aburridas y "chichosas" las películas peruanas.

Atención: El siguiente texto contiene una descripción de algunas escenas de la película.

Empezaré deciendo que acabé medio dormido, tirado en el asiento de la sala, mi espalda no estaba contra el respaldar, sinó sobre el asiento... Pero no por la película, sinó porque a las cero horas y después de una jornada laboral de 11 horas, pues el cansancio se hace supremo.

En líneas generales, les diré que vale la pena ir a verla, me sorprendió la realización y dirección, los diálogos medios sosos pero suficientes; habían escenas cómicas, simpáticas y fezlimente con pocos actores, lo que permitió enfocarnos más en el desarrollo del tema y no en los personajes.

Una película no necesariamente tiene que aportar algo serio, puede ser un producto dirigido al entretenimiento pasajero de una noche de media semana. Bueno pues, esta película es de esas, no esperen un aporte psicológico al tema, simplemente pasar un buen rato.

Ahora vamos a desgranar el choclo, aquí viene lo bueno... No, ya en serio, la película peca de inocente y escasa creatividad para presentar un tema, ya bastante conocido. Es una de esas películas que intentan conquistar a la audiencia con escenas de lágrimas fáciles, perritos, reconciliaciones y giros "inesperados". Digamos que sigue la línea "joliuodense" más populorum, no hace un aporte desde nuestra realidad.

La película va bien en la medida que Giovanni Ciccia maneja las situaciones y enredos, este hombre se echó los 100 minutos sobre los hombros. La que debería ser protagonista, Margarita, pasa a un segundo plano y -francamente- su papel no evoluciona creíblemente, la niña no alcanza a tocar nuestros corazones, por momentos resulta apática. La escena donde la niña raya, en sus juegos, todos los dibujos del trabajo de su padre, resulta dificil de creer, pues Margarita tiene más de 10 años y ya debería comprender la importancia de un empleo; con decirles que mi sobrino de 3 años ayuda a su padre en el trabajo, en la medida en que un niño de 3 años puede hacerlo.

Otro detalle ilógico, es que Margarita, en la computadora de su padre, sobre grabe el audio del trabajo de su papá; esto es imposible señores... Las grabaciones realizadas en una PC, se almacenan en archivos distintos, no es un equipo de sonido con un casete, el cual lo retrocedes, grabas y "chancas" las grabaciones anteriores.

El papel de César Ritter es agotador, extenuante, siempre le dan personajes agradablemente tontos, pero esta vez se le ocurrió a la producción (o a algún "genio") aumentar algo "cómico" a su ya cansino papel, una absurda condición, y es que se duerme derepente estando de pie... ¿Aló? ¿Chavito? Aquí hay otro con la garrotera...

Otra grandísima tontera es que se hayan presentado a una importantísima reunión donde expondrían su proyecto, vestidos como adolescentes rebeldes, mientras los clientes estaban -todos- con saco y corbata. ¿Se suponía que debíamos reírnos con esto? Aquí está tu "ja ja ja".

Bien Melania Urbina, en un papel modesto y que sólo le quedaba seguir los pasos de Ciccia; el papel no daba para más. "La Frayssinet" me arrancó un par de sonrisas. Pero me gustó más Vanessa Saba. ¿Y a quién no? Esa mujer derretiría un copo de nieve, si este tuviera ojos.

Tampoco me gustó el final, lo alargaron demasiado, pero salí de la sala silbando la vie en rose... Por cierto, la música y sonidos, en general, estuvieron acertados.

Yo me crié en otra época, con mis padres juntos, con un matrimonio unido durante toda mi infancia y mi adolescencia, de tal forma que me fue dificil asimilar que Margarita estaba tan contenta entre dos mundos, el de su mamá con su novio, y el de su papá con su novia. Quizá la actualidad sea así y no alcanzo a ver la realidad. ¿Qué será?

En fin, a pesar de lo malo, la película cumple con entretener, pues es una comedia, esto ya es bastante para una película peruana. Felicidades a la producción y sorry por la crítica.

Lo mejor: Ciccia.
Lo peor: La garrotera, en general el papel de Ritter, no el actor, sinó el papel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario